• EN
  • ES

El impacto psicológico del abuso sexual

Ser víctima de abuso sexual es una experiencia que puede impactar de formas diversas a nivel psicológico y fisiológico en el individuo que vive dicho evento traumático.

Un trauma sexual no sólo se vive a través de una violación física, también lo experimentan personas que son espectadoras del evento, o en niños a través de presentarles imágenes o al hablar de temas sexuales que rompen su capacidad de entendimiento.

Transgredir el cuerpo de una persona implica hacerla experimentar sentimientos de indefensión y de poca valía, lo que le llevara a desarrollar baja autoestima, indispensable para soñar en proyectos personales, laborales y amorosos. También de forma inconsciente, se quebranta su capacidad de poner límites, por lo que es muy común que la persona no diga “NO”, ante otras situaciones de riesgo o abuso.

El cúmulo de emociones vivenciadas en ese momento, no podrán entenderse o asimilarse sin el apoyo psicológico, por lo tanto, autolesionarse, es un padecimiento común en este tipo de víctimas, quienes presentan sentimientos de culpa, ya que consideran que provocaron al agresor o que pudieron evitar que sucediera. Asimismo, experimentan enojo, el cual dirigen hacia su persona, lastimando su cuerpo.

Es importante entender que los pensamientos y emociones que se construyen después del evento, determinaran la forma de relacionarse o reaccionar frente a ciertos estímulos. Frases como “no valgo nada”, “merezco lo que me paso”, “sólo yo tengo la culpa”, serán palabras que rondaran en la mente de quien ha sido víctima. Palabras que posteriormente determinaran sus acciones y decisiones de forma inconsciente.

El trauma experimentado por dicha experiencia puede crecer en función de la forma de actuar y reaccionar de las personas cercanas, por lo tanto, las respuestas amorosas y asertivas serán necesarias, pero sobre todo, será indispensable que el familiar o amig@, la invite a no dejarse llevar por sus prejuicios y miedo, y busque la ayuda psicológica que necesita.

La presencia de trastornos alimenticios, en muchos casos esconde un trauma sexual en la infancia. Personas con obesidad, muchas veces esconderán su miedo a ser vistas, por lo tanto, se protegen de ser deseadas sexualmente a través de perder su figura en la grasa corporal.

En menores de edad, es común que presenten terrores nocturnos o enuresis. Por lo general en sus sueños a través de la presencia de monstruos que se los comen o atrapan, expresaran lo que no pudieron expresar a través de palabras, no necesariamente en sus sueños se reproduce el evento con el agresor. La enuresis, que es la falta de control de la orina, es una característica común y sobre todo en menores que ya no orinaban la cama al dormir. Como papás debemos tener cuidado de que nuestros hijos no sean espectadores de la vida íntima de la pareja, ya que esto angustia y enferma al niño, cabe destacar que incluso escuchar el acto sexual es una agresión para los hijos.

Es importante entender que los daños originados por cualquier evento traumático, pueden resarcirse al buscar ayuda. CADE entiende al ser humano como un ser provisto de recursos personales que desconoce su capacidad de afrontamiento, además de buscar a través de la integración de la familia, medidas de autocuidado y soporte emocional.

MÁS DE 19 AÑOS TRABAJANDO PARA TU SALUD

Tests Psicológicos

Si usted considera que está presentando un trastorno psicológico lo invitamos a realizar un Test en Línea que se acerque a su problemática.



Servicio a otros Profesionales

Cualquier profesional de la Salud Mental puede ingresar a un paciente en CADE y si lo decide, contar con el apoyo de psicología, nutrición, medicina y /o psiquiatría.



Estimulación Magnética
Transcraneal Profunda

Es un tratamiento innovador de la neuropsiquiatría, que se basa en crear campos magnéticos alternados de manera rápida, para generar la estimulación neuronal no invasiva, la cual permite incrementar mayores conexiones y logarar una mejoría en los pacientes.

Contacto

¡Gracias por contactarnos! Nos pondremos en contacto lo más breve posible

SIGUENOS A TRAVES DE REDES SOCIALES

CORREO: informes@cade.org.mx

TELÉFONO: (33) 12 04 03 43

(33) 12 04 03 44

(33) 33 43 73 47

(33) 14 85 14 85